El poder de la sonrisa y la efervescencia de tu risa

El poder de la sonrisa y la efervescencia de tu risa

Ejercitar la risa y la sonrisa es absolutamente vital, incluso, terapéutico. Nosotros defendemos esta idea hasta el infinito, igual que nuestra gran amiga Cristina Ochoa, beneficiaria del programa «Tu vida en naranja», dirigido a pacientes oncológicos adultos, y que arrancamos hace ya un año. Le pedimos que nos contara cuál es para ella el poder de la sonrisa y cómo la risa, a veces, es la mejor medicina. Como siempre, sus palabras, sensibles y llenas de ternura,traspasan el papel.

Gracias Cristina por estar siempre, por venir siempre a nuestra llamada, por tu fortaleza y por tu cariño incondicional.

La SONRISA se acomoda presurosa en nuestros labios, desde el momento que percibimos, sonidos e imágenes que nos causan una mezcolanza de ternura y melancolía sobre los recuerdos.

Pero es la risa la analgesia natural, capaz de calmar el dolor del alma, la que por un espacio de tiempo nos permite cambiar el lecho donde duermen las lágrimas.

Es en su punto efervescente, cuando al oxigenar cada centímetro de nuestra piel, el dolor se mitiga de la misma forma que si soplamos sobre una herida, nos deja de escocer.

… es parte de su MAGIA!

Es fundamental tener pensamientos positivos, porque cada uno de los sentimientos que proyectemos sobre los demás, nos devolverá, el reflejo de lo que somos y lograremos el ansiado equilibrio cuerpo y mente.

Observemos y escuchemos la chispeante risa de un bebé, una mirada amable y nos devolverá una sonrisa, debido a su corta edad aún no atesora recuerdos, pero la sensación que le transmitimos es fantástica, una mueca, un beso lanzado al aire, y su risa se convertirá en carcajadas.

Una epidemia de RISAS que debemos contagiar.

Los ancianos tienen la experiencia de muchas risas y sonrisas, pero muchos se quedaron sin recuerdos.

Con fábulas poco historiadas, podemos ser capaces de hacerles reír como niños, llenarles de energía, y así olvidarán su dolor.

Resulta enternecedor, contemplar como la sonrisa permanece en su rostro, mientras están viviendo su recuerdo más efímero y etéreo.

Recordemos que la risa es:

“Un hada envuelta en papel de seda, capaz de convertir en música la tristeza”.

Cristina Ochoa Cembellín

Deja una respuesta